Discursos y... discursos

  Los grandes organismos mundiales se han creado para evitar las guerras, para erradicar el hambre, para atajar las enfermades, para distribuir la riqueza, para fomentar la cultura, para asumir la tolerancia, para promover la igualdad, para, para, para.... tantas y tantas cosas, que terminan por quedarse en el planteamiento, en el debate, sin adoptar las decisiones necesarias para llegar a los logros plasmados en el papel.

 Es verdad que no todos los discursos son iguales. Unos se plantean con un fondo humanista, de toma de conciencia; otros con un fondo politico y de intereses. Desde Sintiendo el Sur ofrecemos un ejemplo de uno y de otro presentados en la Asamblea General de Naciones Unidas, en Nueva York. El primero del presidente uruguayo, José Mújica:
 

{youtube}OLef1zl7k4Q|600|450|0{/youtube}

 El segundo, del presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy:

   http://www.eldiario.es/desalambre/Rajoy-ONU-liderazgo-internacional-compromisos_0_179532144.html


Este último discurso
 
tamizado por la reacción de la Coordinadora de ONGD de España. Cada cual que saque sus propias conclusiones.