A veces, sin esperarlo, la vida te golpea con un directo a la mandíbula del corazón dejándote en un estado nebuloso, sin saber lo que realmente sucede a tu alrededor, como si despertaras de un sueño irreal. Así nos hemos sentido esta madrugada todos los que formamos Sintiendo el Sur cuando nos ha llegado la noticia de la muerte de Manuel Fernández, nuestro querido Manolo.

Desde que el 6 de febrero de 2018 nuestro compañero Roberto Rodrigáñez recibiera la Beca de Gaes "Persigue tus sueños" por un importe de 1.500€ que han ido destinados a nuestro proyecto en Guatemala "Redes de sabiduría", han sido muchos los meses de duro entrenamiento para afrontar una de las pruebas deportivas más duras del planeta: El Infinitriman de Benicassim que se ha celebrado entre los días 4, 5 y 6 de octubre. 

 Casi sin darnos cuenta han pasado quince años desde aquel mes de julio de 2003, cuando por primera vez unos cuantos miembros de Sintiendo el Sur volaron hasta Honduras, sin tener aún demasiado claro lo que iban a hacer. Pero sí con una idea fija: ser solidarios con el Sur, con esos millones de personas que por el mero echo de nacer en determinados países carecen de muchos de los derechos y comodidades que disfrutamos en los países desarrollados.

Nos alegra comunicar que después de realizar las oportunas obras para la realización de las clases prácticas de mecánica, esta semana la comenzado el curso en el aula digital. El curso lo imparte gratuitamente el Instituto de Formación Profesional Hondureño.

Esta dirigido a los graduados de Sintiendo el Sur para que de alguna manera continúen su formación ya que no se les beca la universidad.

 El pasado 23 de abril, el Ministerio del Interior -a través de subdirección general de Asociaciones- ha declarado a Sintiendo el Sur (SeS) ‘Asociación de Utilidad Pública’. De esta manera se reconoce a nuestra organización la trascendencia social que tiene su actividad, asumiendo una finalidad de interés general.

Además, permite la mención de utilidad pública en todos los documentos de Sintiendo el Sur, así como la exención y beneficios fiscales que las leyes reconocen a favor de estas asociaciones. Asimismo, hay una serie de obligaciones que hay que cumplir, que podemos resumir en una transparencia total en la contabilidad y en el uso de los fondos públicos, si es que se percibieran.

Nuestra sede

Parroquia de San Agustín

C/ Constitución 108.

Alcobendas. Madrid

 

©2020 Sintiendo el Sur. Todos los derechos reservados.